la naranja está partida

internet

Elecciones en Argentina: cuando pase el temblor (económico)

El domingo pasado se llevaron a cabo las PASO, Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias, en las que el “gran perdedor” fue el actual presidente Mauricio Macri. Lo peor llegaría unas horas después, con una gran subida en el precio del dólar y el gobierno tratando de atajar las consecuencias del incremento de la divisa norteamericana.

Publicado: 2019-08-18

Ni el más optimista de los kirchneristas, ni el más pesimista de los votantes de Juntos por el Cambio, la coalición del actual presidente argentino, se imaginaban los resultados que vimos por televisión el domingo pasado minutos después de las 22 horas en los televisores: Frente de Todos obtuvo el 47,35%, mientras que Juntos por el Cambio alcanzó el 32,33%.  

Una vez más las encuestadoras quedaron en ridículo. Los sondeos de las diferentes empresas que miden la intención de voto aseguraban que el Frente de Todos, formula que tiene como candidato a presidente a Alberto Fernández y a vicepresidenta a Cristina Fernández de Kirchner, obtenía una ventaja de 5 puntos porcentuales sobre Juntos por el Cambio, incluso, unas pocas vaticinaban un empate técnico entre ambas agrupaciones. Pero la realidad se encargó de demostrar lo contrario. Mientras que el bunker kichnerista todo era felicidad al grito enardecido de “vamos a volver”, en el de Juntos por el Cambio las caras de tristeza y de sorpresa se multiplicaban. A la hora de los primeros resultados, apareció el presidente tratando de explicar que era lo que había pasado y culminó su discurso a sus militantes con "A dormir y a empezar a trabajar mañana desde la mañana".

Lunes por la madrugada

Ante los sorprendentes resultados, los mercados reaccionaron. El viernes antes de las PASO, el dólar cotizaba a 46 pesos, y los bonos habían cerrado con optimismo, pero ya en la madrugada la moneda norteamericana subía tres pesos, mientras que los bonos y acciones se desplomaban. El mercado argentino recién comienza a operar a las 10 am y durante las primeras horas de la mañana los comerciantes no sabían qué hacer.

Conforme pasaban las horas de actividad financiera, el dólar iba en aumento, el techo máximo ese día fue de 66 pesos, 20 más que el viernes.  

Hace cinco meses dejé de fumar y comencé a vapear. La comercialización de vapeadores y sus insumos en la Argentina no están permitidos, pero sí el consumo, por lo que hay un mercado negro con precios un significativamente más altos que en Estados Unidos y Perú. El día sábado había consultado por blíster de resistencias para uno de mis “vapos”. El lugar donde siempre compro, un departamento ubicado en un barrio cercano al mío, me había dicho que el precio era de 1000 pesos. Al mediodía del lunes le dije a Germán, el que todos los meses me vende líquidos, que estaba por salir de casa para comprar las resistencias. “Disculpame, Luis. No estamos vendiendo nada. Con esto del dólar recibimos la orden de no vender hasta nuevo aviso”. En las páginas de Facebook de vapeadores argentinos, todos los vendedores tomaban la misma medida, a lo mucho vendían líquidos nacionales.

El movimiento en la ciudad era muy poco. En los comercios solo había caras de preocupación. “Compra ahora, mañana sube todo”, me dijo Luci con su marcado acento oriental, ella es la dueña del supermercado chino que está a la vuelta de casa.

El lunes no fui a trabajar porque había sido fiscal l día anterior en las elecciones, mi esposa también había realizado la misma labor, pero la llamaron de emergencia del ministerio donde trabaja y tuvo que ir a la oficina. Me quedé en casa cuidando a mis dos pequeños hijos mientras que seguía con atención la escalada del dólar.

El Banco Central (BCRA) tuvo que salir a vender 60 millones de dólares y hacer subastas que sumaron 105 millones de dólares para frenar el precio de la moneda norteamericana. Eran las 15 hs., cerró el mercado bursátil local y el dólar quedó en 57.30.

A las pocas horas, Mauricio Macri dio una conferencia de prensa. Se le notaba molesto, ofuscado, la tristeza de la noche anterior había desaparecido. Con escasa autocrítica, culpó al electorado por la poco feliz jornada financiera, explicaba que la reacción del mercado se debía a la victoria del kichnerismo, lo que para los inversores significaba el regreso del cepo cambiario. “Esto es sólo una muestra de lo que puede pasar. Mucha gente decide que no deja su dinero en este país. Se va del país. Se los vengo diciendo hace tres años y medio. No podemos volver al pasado porque el mundo ve esto como el fin de la Argentina. El mundo cambió, no es el mismo que tenían ellos”, dijo el mandatario argentino.

La respuesta de Alberto Fernández, candidato del kichnerismo no se hizo esperar: "El único responsable de lo que le pasa a la Argentina es Macri. Es él y su ministro de Economía teniendo sus bienes en el exterior, demostrando al mundo que no confía en su propia gestión", declaró el candidato.


Martes 13

La actividad en la Ciudad volvió a la normalidad. Ese día el dólar superó los $61, aunque luego retrocedió y se terminó vendiendo a $58. El Financial Times criticó duramente al presidente Macri, dijo que al gobierno "se le acabó el tiempo" y advirtió sobre el riesgo de un default de la deuda pública argentina. Por la tarde el equipo económico ya preparaba un paquete de medidas para intentar que los precios no se vayan por las nubes. Por la noche, el mandatario intento relajarse viendo a su querido Boca que jugaba por la Copa Argentina, pero hasta eso le dio un gran dolor de cabeza, el equipo xeneize fue eliminado en la tanda de penales por Almagro, un equipo que milita en la Primera Nacional, la segunda división del país del Río de La Plata.

Miércoles de perdón

Por la mañana, el presidente mediante un mensaje grabado, tal vez para evitar cometer el exabrupto del lunes, anunció una serie de medidas que benefician a 17 millones de personas, en los que se incluyen a los empleados formales e informales. Macri se excusó por haber culpado a los que votaron al Frente de Todos por la debacle de los mercados.


Jueves de más medidas

El jueves por la mañana llegaron más medidas para aminorar la perdida de la capacidad adquisitiva de la población. Macri firmó un decreto para eliminar el IVA, el IGV en Perú, de los alimentos que integran la canasta básica. De esa forma, aceite, arroz, azúcar, conservas (frutas, hortalizas y legumbres), harina, huevos, leche, pan, pastas secas, yerba mate, mate cocido, té y yogur ya no pagan el 21% de impuesto al valor agregado.


Thanks god it's friday

Por decreto de necesidad y urgencia, el Gobierno ordenó congelar el precio de los combustibles por 90 días. A pesar de la negativa de las petroleras, luego de una fallida negociación entre el Gobierno y las compañías del rubro, el precio de la nafta, como llaman acá a la gasolina, queda en los valores que tenían al 9 de agosto.

La semana llegó a su fin y a pesar de todas las medidas, las cosas subieron y mucho. Los pañales de 680 pasaron a 850 pesos. Aún no se ven reflejados los descuentos por el IVA en los productos de primera necesidad, pero según cálculos no volverán a ser los mismos a los que había hasta antes de las PASO. Todo el mundo sabe que estas medidas en parte también se tomaron con el objetivo de recuperar el terreno perdido en las elecciones.

Sí, yo creo que Macri cometió varios errores desde que asumió la presidencia. Hubiera sido lo mejor que al poco tiempo de asumir, comuniqué en que situación recibió la economía. A pesar de los argumentos de los kichneristas, todo indica que las arcas estaban vacías, una señal de eso es el cepo cambiario, tan temido por los inversionistas, que existía acá durante la presidencia de Cristina Fernández de Kirchner. No cabe duda que Macri optó por gradualismo, quiso evitar un shock, al estilo de Alberto Fujimori en su primer mandato, porque sabía que en un país tan polarizado esa medida hubiera significado un término abrupto de su mandato.

Macristas vs. kirchneristas, el River - Boca de la política 

Hay que ser sinceros, Mauricio Macri es odiado por un gran sector de la población desde el día número uno de su gobierno. Recuerdo que un día estaba viendo el partido entre Argentina vs Perú por las eliminatorias para el último Mundial en la casa de una amiga, una actriz argento-peruana muy conocida, y su primo, un ferviente kirchnerista, me dijo sin asco que quería que su selección se quede afuera del Mundial, “quiero que quede en el recuerdo que la selección se quedó afuera durante el gobierno de este hijo de puta”, señaló muy molesto. En la misma sintonía, “Dady” Brieva, un actor argentino conocido por su militancia kichnerista, declaró en un programa de televisión: “Quiero que se quede (Macri) hasta el final y quiero que realmente la pasemos mal, para que no lo voten nunca más", señaló.


Analizando el fujishock de hace 29 años, creo que tuvo éxito esa medida porque los peruanos estábamos unidos, que entendimos el mensaje que después de un gobierno tan catastrófico como el primer periodo de Alan García, lo único que nos iba a sacar a flote era una medida tan extrema como esa.

Un excompañero de trabajo, al cual lo tengo en Facebook y que nunca comenta mis posteos, hace un par de días escribió en mi muro refutando un video que estaba en mi muro el cual un economista explicaba que había sido el gobierno de CFK, sus argumentos eran solo de errores del mandato de Macri. Cosa curiosa, éste ex compañero critica la medida dela eliminación del IVA y esta misma propuesta está en la plataforma de campaña Frente de Todos, la agrupación kirchnerista por la que él al parecer votó.

Las antipatías al actual mandatario también se pueden ver en los grupos de Facebook de los peruanos que residen en Argentina. Muchos hablan que los que eligieron a Macri, lo hicieron movilizados por el odio al ver que “el prójimo tenía algo más”. Creo que nadie en su sano juicio haría eso. En lo personal, si llega a ganar la fórmula kirchnerista, espero y deseo que tome decisiones acertadas por el bien de todos los que vivimos en este país porque al final los beneficiados y afectados vamos a ser todos, no solo los que lo votaron.


Escrito por

Luis Vilchez Reyes

Periodista y otras hierbas. Vivo hace trece años en Buenos Aires. Me gusta el rock de los 90 y los clásicos. TW: @lvreyes


Publicado en